El PSOE pide al Ayuntamiento de Málaga formar parte de la Red Mundial de Ciudades Amigables con las personas mayores

Los socialistas proponen la implantación de este proyecto promovido por la Organización Mundial de la Salud destinado a crear entornos y servicios que promuevan y faciliten un envejecimiento activo y saludable

El portavoz del Grupo Municipal Socialista, Daniel Pérez, ha pedido al Ayuntamiento de Málaga que la capital pase a formar parte de la Red Mundial de Ciudades Amigables con las Personas Mayores, “un proyecto promovido por la Organización Mundial de la Salud destinado a crear entornos y servicios que promuevan y faciliten un envejecimiento activo y saludable”.

Durante una rueda de prensa en compañía de la concejala socialista Rosa del Mar Rodríguez y de una veintena de personas mayores en Plaza de la Paz, Pérez ha explicado que estén en esta red de ciudades amigables con las personas mayores son aquellas que “procuran que no vivan en situaciones de pobreza, donde puedan desarrollarse en lo personal y donde conservan su autonomía y dignidad”. Daniel Pérez ha agregado que “los ayuntamientos deben colocar a estar personas en el centro de su acción política, creando así una comunidad más amigable con la edad”.

“Lo primero que hay que hacer es convertir a Málaga en una ciudad accesible para todas las personas mayores”, ha indicado el portavoz del PSOE en el Consistorio, que ha citado algunas de las mejoras que contempla este plan: accesibilidad arquitectónica en edificios, fomentando un mejor acceso en todos los equipamientos públicos; la adaptación de las infraestructuras de transporte, y facilitar el acceso a servicios esenciales como la salud. Además, desarrollar una política de diseño y mantenimiento de zonas públicas con una especial preocupación por las demandas de personas mayores en materia de limpieza, y pavimentos especiales.

Por su parte, la concejala socialista Rosa del Mar Rodríguez ha detallado que la Red de Ciudades Amigables con las Personas Mayores prevé “una mayor inclusión social mediante su participación en la toma de decisiones que afectan a la vida cívica, impulsando acciones informativas específicas”. Según la edil, “la obtención de este certificado por parte de la OMS mejorará el prestigio y la imagen de una ciudad que valora la participación de las personas mayores, contribuyendo a promocionar la localidad en los círculos de envejecimiento activo”.

Concretamente en España existen186 ciudades adheridas a esta Red de las que 14 están en Andalucía y 2 en nuestra provincia (Marbella y Arriate). En términos prácticos, una ciudad amigable con la edad adapta sus estructuras y servicios para que sean accesibles e incluyan a las personas mayores con diversas necesidades y capacidades. “Pedimos al Ayuntamiento de Málaga que se sume a la Red de Ciudades Amigables con las Personas Mayores y que deje de hacer políticas cortoplacistas”, ha aseverado. “Esta red la gestiona el IMSERSO en España y se afana en crear políticas para los mayores con una metodología participativa en que las propios usuarios realizan una diagnóstico de su entorno más próximo y aportan propuestas para mejorar la ciudad”.

“La Organización Mundial de la Salud facilita a todas las ciudad de la red una plataforma mundial para intercambiar información y apoyarse mutuamente, compartiendo experiencias y ofrece orientación y promueve la adquisición de conocimientos sobre cómo evaluar el grado de adaptación de una ciudad o comunidad a las personas mayores, cómo integrar una perspectiva que tenga en cuenta a estas personas en la planificación urbana y cómo crear entornos citadinos adaptados a las mismas”, ha manifestado Rodríguez. 

La delegada provincial de la Federación de Organizaciones Andaluzas de Mayores, Maricruz Mariscal, ha expresado que “esta iniciativa de la Red de Ciudades Amigables con las Personas Mayores surgió en 1982 y desde entonces ha cosechado grandes avances en las ciudades en que se ha implantado. Desde FOAM lo solicitamos en una Junta de Distrito y fue el Grupo Municipal Socialista el que lo ha llevado como propuesta al Ayuntamiento de Málaga, puesto que vieron sus beneficios desde el primer momento”.

Mariscal ve a los mayores como “alia