El PSOE denuncia que hay cientos de familias esperando los ascensores municipales desde hace 5 años con las ayudas concedidas

La concejala socialista Alicia Murillo advierte de que “la falta de acción municipal conduce a la inejecución de los presupuestos, acabando dichos fondos en el pago de deuda municipal”

La concejala del Grupo Municipal Socialista Alicia Murillo ha denunciado que “centenares de familias malagueñas están a la espera de la instalación de ascensores municipales desde el año 2015”, y que “la falta de acción municipal ha llevado a la inejecución de los presupuestos, acabando dichos fondos en el pago de deuda municipal”.

Así de contundente se ha manifestado la edil del PSOE tras comprobar que el Ejecutivo local del PP no gastó 900.000 euros de los 2 millones presupuestados de la primera edición de ayudas municipales para la instalación de ascensores, “que por olvido o desidia se quedaron sin ejecutar finalmente mientras que, cientos de malagueños esperan el elevador y hasta hay casos de personas recluidas en su domicilio al no poder bajar las escaleras por sus propios medios”.

Murillo ha explicado que “desde 2015 se han publicado dos órdenes de ayuda para la instalación de ascensores, gracias a la presión del grupo socialista”. Cada una de las ediciones contó con dos millones de euros, 4 millones en total, pese a que los concejales socialistas defendieron que se trató de un capital insuficiente. La primera de las ayudas benefició a 30 edificios de la capital malagueña, mientras que en la segunda se presupuestó elevadores para 37.

“Hay que recordar que el Ayuntamiento no financia la obra al 100%, sino que los propios vecinos pagan en torno al 10%. Podemos confirmar que todas las comunidades de propietarios pagaron su parte en ambas ayudas, luego el que no ha cumplido ha sido el equipo de gobierno del PP”, denuncia la edil socialista,

El Ayuntamiento no ejecutó 700.000 euros de la segunda convocatoria

En el mismo orden de cosas, Alicia Murillo ha señalado que en el Presupuesto de 2020 “se han incluido 700.000 euros de la convocatoria 2017 para la instalación de ascensores. Básicamente el problema es el de siempre, la inejecución presupuestaria, ya que no se ha ido gastando el dinero en lo que se ha dicho que se va a gastar. Es el modus operandi del PP en la ciudad de Málaga”. La concejala ha recriminado al regidor de la ciudad que utilice de manera regular las modificaciones presupuestarias para inyectar dinero público en sus fracasos en la gestión pública. El dinero que se presupuestó para los ascensores de medio millar de familias debía ir precisamente a ello, no a pagar deuda ni proyectos de Inversiones Financieramente Sostenibles”, ha exclamado Murillo.

Comunidades al aire, en espera de que terminen las obras

Por su parte, la concejala socialista, Lorena Doña, ha pedido “celeridad en la instalación de ascensores en aquellas comunidades que carecen de ellos”, ya que decenas de edificios en el distrito Palma-Palmilla se han quedado con las obras a medio hacer y en una situación de absoluta dejadez, debido a la aceptación de una baja temeraria en los presupuestos por parte del equipo de gobierno del Partido Popular. Por ello, los socialistas exigimos un mayor control y seguimiento a través del Instituto Municipal de la Vivienda, para evitar situaciones de demora e incumplimiento de pliegos”.

El concejal de Urbanismo, Francisco Pomares, que además es el edil responsable del distrito Palma-Palmilla, “está mirando hacia otro lado” mientras la desidia municipal tiene bloques enteros de edificios abiertos en canal porque las obras de los ascensores están paradas, con agujeros por donde salen ratas, y mientras la mitad de las familias que pidieron las ayudas para su instalación en 2017 y 2017 aún no tienen respuesta. “Desde el PSOE vemos claro que el Ayuntamiento de Má