El PSOE recuerda al Ayuntamiento el compromiso de la ciudad con el sacrificio cero de animales

Tras escuchar a responsables de colonias ferales de la ciudad, los socialistas preguntan al equipo de gobierno por qué en el Zoosanitario se sigue quitando la vida a gatos sanos y controlados, a pesar de una moción aprobada por unanimidad en noviembre de 2016 a instancias del PSOE, y denuncian que los ejemplares capturados no son retornados a su comunidad de origen, creando un problema de adaptación

La viceportavoz socialista, Begoña Medina, ha recordado al Ayuntamiento de Málaga que una moción impulsada por ella misma en noviembre de 2016 obtuvo el apoyo unánime para declarar el Sacrificio Cero en la ciudad de Málaga. Con ello, se convertiría a la ciudad en respetuosa con los derechos de los animales. “Pero nada más lejos de la realidad, porque responsables de colonias ferales de Málaga alertan de lo contrario. Se siguen sacrificando animales en esta instalación municipal, sanos en muchos de los casos”, ha señalado la socialista. En Málaga hay 170 colonias ferales registradas, “de las cuales más del 70 por ciento están controladas gracias a la actitud voluntariosa y bondadosa de vecinos y vecinas”.

“El sacrificio cero de perros y de gatos es una realidad en muchas ciudades españolas con administraciones preocupadas por medidas de control menos lesivas como la esterilización”. Además de conseguir los votos a favor de todos los grupos en este punto en noviembre del pasado año, también se ha aprobó “el aumento de subvenciones a asociaciones animales, para que cuenten con las herramientas necesarias para el control, captura y esterilización de los animales, como gatos ferales. Aún estamos a la espera porque son los propios ciudadanos que velan por las colonias ferales quienes pagan de su bolsillo la esterilización”. La viceportavoz socialista ha pedido “sensibilidad y sensatez al equipo de gobierno. Una colonia de gatos controlada y esterilizada hace un gran bien para la sociedad, porque contribuye a prevenir la presencia de roedores”.

Así lo ha manifestado Begoña Medina durante una reunión con responsables de varias colonias ferales de la ciudad de Málaga, en las zonas de La Princesa, Las Delicias, Cruz de Humilladero y Camino de los Almendrales. Elena Boza es la gestora de la colonia feral de la barriada de La Princesa. No está de acuerdo con la actividad del Zoosanitario, que sacrifica a los gatos “en un plazo muy corto de tiempo. Nosotros gastamos nuestro dinero y nuestro tiempo, además de la subvención que se recibe del Ayuntamiento para esterilizar a los animales, para que a la mínima denuncia el Zoosanitario se los lleve y los mate. No es lógico”.  

Además, Boza denuncia que durante la caza del gato “no identifican las calles de donde los cogen. En caso de reinserción esto representa un problema, porque si a un gato lo sacas de una colonia, donde ha establecido relaciones con otros gatos y conoce el entorno, cuando regresa a otra no es aceptado y puede ser atropellado, ya que busca su lugar de origen”.

Además, Elena Boza considera que las normas no protegen a los animales cuando hay una denuncia. “Si en una comunidad de vecinos de 200 familias, por ejemplo, sólo hay una denuncia, al gato lo capturan y lo sacrifican. No es justo que sólo una persona que no sabe convivir con animales tenga las de ganar frente a un animal indefenso, que no tiene derecho a réplica”. Boza considera que debería llevarse a cabo un protocolo de actuación que cuenta con varias denuncias para que el Zoosanitario intervenga sobre una colonia, además de argumentar por qué el animal molesta. “Que un gato arañe coches o defeque en los portales es un motivo aceptable. Pero no que a alguien no le gusten los animales”. Además, los gatos “no son animales dañinos ni sucios, no traen plagas y ayudan a prevenir plagas de roedores. Es un sinsentido que el Ayuntamiento gaste el dinero de los contribuyentes en esterilizarlos si a la mínima de cambio los sacrifica. Debería ser sensible como lo son en otros municipios de nuestra provincia, como es el caso de Mijas”.

Laura Yáñez gestiona las colonias de Cruz de Humilladero, Calle Calatrava y El Perchel. Ella recrimina que los operarios del Zoosanitario se están llevando gatos con la identificación, pero no anotan de dónde los cogen. “Tengo una colonia en la que hay 20 gatos que son negros. ¿Cómo voy a diferenciarlos cuando voy a las instalaciones a recogerlos? Deberían anotar la procedencia de los gatos en cada captura”. Yáñez recuerda que el Ayuntamiento de Málaga, al igual que la mayoría de los españoles, debe seguir el método CER (Captura, Esterilización y Retorno). “Esto significa que el consistorio debe reintroducir al gato capturado y esterilizado en el lugar de origen, para evitar problemas de adaptación del animal”, ha señalado.

Esta voluntaria afirma que “muchas de las denuncias que se producen son casos de personas que no les gustan los animales, ni más ni menos. Normalmente, cuando se cazan a los gatos para llevarlos al Zoosanitario no se comprueba el motivo de la denuncia. Los gatos son limpios y, al estar castrados, no se pelen entre sí por el territorio o por cubrir a las hembras”. Además, Yáñez afirma que “los gatos pequeños que llegaban al Zoosanitario antes los podíamos sacar y ahora no nos lo permiten. Ahora hay que esperar los días que a ellos les parece, de 10 a 15 días, si los gatitos no han muerto antes”. Piden que en el Zoosanitario se atienda a los gatos. “Hay veterinarios del Ayuntamiento allí y sólo se dedican a sacrificar. Ni los curan cuando están enfermos y tampoco los castran”.

Pedagogía municipal con campañas de sensibilización

En Camino de los Almedrales, en distrito Centro, se encuentra la colonia 103, cuya responsable es Mayca Velasco, que denuncia acoso por parte de una única familia en una comunidad de propietarios que hasta el momento no se había quejado de los gatos. “El Ayuntamiento debería hace pedagogía hacia las personas que se quejan de los gatos callejeros. No tienen enfermedades, porque en el momento en que detectamos alguna vamos al momento al veterinario, costeando de nuestro bolsillo el tratamiento”. Además, esta responsable vecinal insiste en que los gatos “están castrados y no molestan. Sólo por la denuncia de un vecino, el Ayuntamiento ha intervenido para llevar a varios de ellos. Al final, hemos optado por llevar a la colonia a un terreno de nuestra propiedad”. 

Velasco pide la mediación del Consistorio en conflictos dentro de la comunidad, porque “se ha dado el caso de una compañera que ha sido amenazada e insultada por un vecino que no sabe convivir. Es un caso único, porque el resto de nuestros vecinos nunca se han quejado de la colonia”, ha zanjado.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *