El PSOE considera que los presupuestos municipales “dejan Málaga en punto muerto”

Tras reconocer el trabajo de los técnicos municipales en cada una de las áreas, el portavoz socialista, Daniel Pérez, acusa al equipo de gobierno local de “tirar la toalla y dar la legislatura por agotada tras granjearse el apoyo del concejal tránsfuga, Juan Cassá, con un cheque que no va en blanco”, mientras que desoye “más de 145 millones de euros de 178 propuestas del PSOE que se han trabajado directamente con los residentes de los barrios a través de las asociaciones de vecinos y colectivos sociales que les representan”

El portavoz socialista, Daniel Pérez, ha expresado que el Presupuesto para el 2022, propuesto por los grupos municipales del PP y de Ciudadanos, “son las cuentas del suspenso que dejan a la ciudad de Málaga en punto muerto,  las cuentas del abandono a los barrios, pese a que el PSOE ha arrimado el hombro para mejorarlas en todo momento”. Pérez ha explicado que “apoyamos por responsabilidad las cuentas de 2021, que se aprobaron en marzo de este año, porque se trataba de una situación de recuperación económica por la pandemia”. De hecho, el equipo de gobierno se ganó la abstención del grupo socialista tras conseguir Daniel Pérez el compromiso del propio alcalde para invertir 40 millones de euros en políticas sociales, entre los cuales había 8 millones de euros previstos para planes de empleo que no se han puesto en marcha.

Sin embargo, “de estos 40 millones de euros, sólo vemos una ejecución presupuestaria del 32%, luego Paco de la Torre ha vuelta a faltar a su palabra con la ciudadanía, lo que ha creado gran frustración”. Ahora parece que “tras ganarse la voluntad del concejal tránsfuga para este presupuesto, el PP ha dado por perdida la legislatura. Y los socialistas no vamos a participar de este atropello a la ciudadanía. Paco de la Torre ha dejado el Ayuntamiento cuesta abajo y en punto muerto”. El PSOE ha trabajado “de manera responsable pero buscando unos presupuestos con prioridades sociales, con el objetivo puesto principalmente en los barrios y en las familias. Estas cuentas no lo representan y por eso no las vamos a apoyar”, ha insistido Daniel Pérez.

“La Málaga olvidada también pide los grandes proyectos que esperan una respuesta de este Ayuntamiento, como el plan Guadalmedina, que duerme el sueño de los justos desde hace 26 años de gobierno del Partido Popular, y ahora también el futuro del solar del Astoria, Campamento Benítez, el Parque Marítimo Terrestre de Arraijanal y el Parque Repsol”, ha criticado Daniel Pérez. “Las enmiendas del grupo socialista ascienden a 145 millones de euros con 178 propuestas trabajadas de manera concienzuda con los vecinos y las vecinas de los barrios, con las asociaciones que les representan, con los colectivos sociales a los que no quieren escuchar”.

Durante el pleno extraordinario para la votación de estas cuentas, que han salido adelante por los votos a favor de PP, Ciudadanos y del concejal no adscrito, Pérez ha echado en falta “propuestas para acabar con los problemas de falta de vivienda habitacional en la ciudad de Málaga, que no hay ni un euro para planes de empleo pese a los más de 200 millones de euros que han llegado del Gobierno central para esta materia y que en nuestra ciudad hay casi 60.000 personas en situación de desempleo. Tampoco hay una apuesta decidida por la movilidad sostenible a través de la construcción de más kilómetros de carril bici”. Sobre la vivienda, el portavoz socialista se ha referido a las más de 21.000 familias demandantes de VPO que hay en la ciudad, pero “lamentablemente de las 623 promociones que a día de hoy se construyen en Málaga, el 83% de los fondos proceden del Gobierno central y un 15% de la Junta de Andalucía, mientras que de las ayudas municipales para el alquiler sólo se ha ejecutado un irrisorio 50%. Esto es sonrojante”.

El socialista ha denunciado que “este presupuesto se olvida de la mayoría de los malagueños menos de los 90 cargos de confianza en el Ayuntamiento, para los que no faltan los casi 6 millones de euros, mientras que se sigue metiendo la mano en el bolsillo a los residentes en los barrios de Huelin y de Cruz de Humilladero por la zona azul, un impuesto recaudatorio e injusto para familias que llevan décadas aparcan su coche cerca de casa cada noche. Tampoco hay ni un euro para promover la eliminación definitiva del impuesto de la plusvalía por herencia mortis causa, que fiscaliza la herencia de la casa de los padres que fallecen y por la que los hijos se tienen que volver a endeudar”. Sin embargo, “Paco de la Torre no persigue el cobro de la plusvalía