El PSOE critica los “chanchullos” con los puestos de trabajo en la GMU

Los socialistas se alinean con los trabajadores, que denuncian la desaparición de perfiles, su conversión y amortización sin negociación colectiva con los empleados y representantes sindicales ni la modificación de la RPT “para hacer con arbitrariedad un organismo a medida del gusto de Paco de la Torre”

El Grupo Municipal Socialista ha votado en contra del presupuesto 2022 durante el último pleno extraordinario, celebrado este jueves. Se trata de la tramitación definitiva de unas cuentas a las que los socialistas ya votaron en contra porque dejan a Málaga en punto muerto, además de que las 178 propuestas del PSOE por valor de 145 millones de euros para mejorar la calidad de vida en los barrios de la ciudad no fueron contempladas por el equipo de gobierno. Ahora, el voto negativo de los socialistas en la tramitación se produce “por la improvisación del alcalde en la reconversión de puestos de trabajo en la Gerencia Municipal de Urbanismo sin modificar la Relación de Puestos de Trabajo sin acordar mejoras con los sindicatos”, ha explicado el concejal socialista Mariano Ruiz. El socialista ha calificado como “chanchullos del alcalde” la modificación de estos puestos de trabajo en la GMU “sin seguir el cauce legal, que es la modificación de la RPT”.

De esta forma, el PSOE se alinea con los trabajadores de la GMU, que denuncian la desaparición de perfiles como el de Técnico en Gestión de Actividades Urbanísticas y otras 12 figuras más sin una justificación legal para la amortización y tampoco negociación colectiva con empleados y representantes sindicales “para hacer una GMU a medida del gusto de Paco de la Torre”. Si hace un mes, el grupo socialista votaba en contra de un presupuesto que “no atiende los problemas de las familias para eliminar impuestos injustos como el de la plusvalía por herencia mortis causa, que obliga a los hijos a endeudarse para no perder la casa de sus padres, y tampoco aumenta la inversión en los barrios”, ahora el voto en contra se produce porque “el PP no escucha a los trabajadores de la GMU”, un organismo que “tiene un bajísimo nivel de ejecución presupuestaria todos los años y que sin embargo es el principal ente que tendría que ejecutar el presupuesto de la ciudad por la importancia de sus actuaciones”, ha agregado el edil del PSOE

De hecho, en Málaga se estima la pérdida de unos 13.500 millones de euros anuales “por el caos y los retrasos en los expedientes de la Gerencia Municipal de Urbanismo, un problema que por supuesto no es culpa de sus empleados, insuficientes a todas luces y con sistemas informáticos obsoletos”, como ha denunciado en reiteradas ocasiones el edil socialista responsable del área, Mariano Ruiz. Esta denuncia también la ha expresado el propio Colegio de Arquitectos de Málaga, que expresó que “la consecuencia de los retrasos en las concesiones de las licencias de obras es que se está lastrando el desarrollo económico de la ciudad”. Y esto ocurre “mientras que la GMU deja cada año sin ejecutar el 70% de su presupuesto por la mala gestión del equipo de gobierno”, ha reiterado Ruiz.

El socialista ha exigido al equipo de gobierno local “seriedad con la modificación de la Relación de Puestos de Trabajo, un mecanismo de negociación colectiva que el Ayuntamiento y concretamente la Gerencia de Municipal de Urbanismo todos los años intenta evitar, haciendo las modificaciones sin consensuarla con los trabajadores”, que es precisamente la alegación que los sindicatos y la plantilla han presentado en el pleno de este jueves, como la transformación de 12 puestos de trabajo sin modificar la RPT. “La amortización de un puesto de trabajo, así como la creación de un puesto de trabajo tiene que estar justificada legalmente”, ha recordado Ruiz, “porque de lo contrario la administración puede incurrir en desviación de poder y en arbitrariedad”.

Casos de arbitrariedad en la GMU

Para el socialista, “ha quedado acreditado que el Ayuntamiento de Málaga ha incurrido en arbitrariedad en el ejercicio de sus potestades legítimas tras amortizar puestos de trabajo eludiendo el procedimiento reglado, que es la modificación previa de la RPT”. Ejemplo de esto es la supresión del puesto de Técnico de Gestión de Actividades Urbanísticas, vulnerando el sistema de promoción profesional del convenio colectivo e incurriendo en discriminación”, como denuncia una representante de personal del organismo.

Además, este año se ha promocionado a dos trabajadores, un administrativo que ha pasado a ser técnico de Gestión del departamento de Gestión Económica y Recursos Humanos, mientras que otro técnico de Gestión ha pasado a ser técnico superior Licenciado en Derecho”, según el informe de alegaciones de Lourdes Ponce, empleada en la Gerencia Municipal de Urbanismo desde el año 1999. Estos cambios de personal se han llevado a cabo sin la oportuna modificación de la Relación de Puestos de Trabajo en la GMU.

“Es