El PSOE califica “las tibias actuaciones anunciadas por el PP para el Guadalmedina” como “un maquillaje en año preelectoral”

Los socialistas afean al equipo de gobierno el acuerdo con la Junta anunciado que “llena de hormigón y cemento el cauce final del río” y reclaman que escuche propuestas de renaturalización en la totalidad del cauce como la de Ecologistas en Acción cuyo coste no superaría los 4,5 millones de euros

El Grupo Municipal Socialista apuesta por la renaturalización del río Guadalmedina “para la integración en la ciudad de una lámina de agua y su entorno que los malagueños ganarán para su esparcimiento, en vez de llenar el cauce de hormigón y cemento con el embovedado” como propone el proyecto que en la mañana de este viernes han defendido el alcalde, Francisco de la Torre, junto al consejero de Presidencia de la Junta de Andalucía, Elías Bendodo, durante la firma del protocolo de actuación.

“Después de 26 años de gobierno del PP y más de media docena de anuncios sobre el Guadalmedina, que se haga este anuncio precisamente ahora, en año electoral, no hace más que aumentar nuestra desconfianza. Lo que no han hecho en todos estos años, ya no lo van a hacer”, ha manifestado el concejal socialista Mariano Ruiz, responsable de Urbanismo en este grupo. “No sabemos si esta obra va a ir antes del puente sobre la bahía o del acuario gigante bajo el puerto que también prometieron en año electoral Bendodo y De la Torre”, ha añadido.

Ruiz ha criticado precisamente esta firma como “un mero maquillaje, un lavado de cara tras 26 años de parálisis y bloqueo del Partido Popular en el cauce del Guadalmedina”, y concretamente 10 años después del concurso de ideas que celebró el Ayuntamiento de Málaga. “Es un lavado de cara a toda prisa que ha esquivado el concurso de contratación encargándole este primer proyecto a la empresa pública Tragsa y que se limita a la limpieza del cauce desde el Puente de Armiñán a la presa”.

El socialista denuncia que la intervención más polémica, desde el Puente de Armiñán hasta la desembocadura, que ha generado importantes desencuentros entre el gobierno municipal y la administración regional, no se aborda y que, además, cuenta con un planteamiento erróneo porque no se trata de meter más cemento sino de permitir en esta parte del cauce también vegetación y fauna autóctona.

Ruiz ha agregado que el “Ayuntamiento no tiene ningún interés para abordar la parte que le corresponde y de tenerlo aún tendríamos que esperar años de trámites porque aún no hay ni proyecto ni visto bueno medioambiental”. Por lo tanto, esta intervención “no deja de ser otro anuncio fantasma que después de 26 años ninguno de los malagueños nos creemos”, ha advertido el responsable socialista.

Un río vivo, no oculto

Mariano Ruiz ha defendido “que las actuaciones sobre el Guadalmedina no oculten al río, no lo entierren en un cauce con hormigón o presas”, sino una renaturalización como han entendido “muchas ciudades españolas como Madrid, con la naturalización del Manzanares o el río Genil en Granda o Piles en Gijón. Queremos un río vivo, no artificial”. Porque “un río no es una molestia, sino una oportunidad de esparcimiento que además no tendrá un gran impacto económico en las arcas municipales porque el propio río se encarga de hacer el resto”. De hecho, Ruiz espera que “una vez se proceda a la renaturalización, el bosque de ribera autóctono llegará en pocos años, como lo harán también las especies animales autóctonas”.