CAMBIEMOS
MÁLAGA

Llega la hora de la revolución política y una nueva Málaga es posible. Estas son nuestras propuestas para el cambio que suma.

1. Empleo que suma, empleo de calidad.

Necesitamos generar empleo de calidad. No es posible que aspiremos exclusivamente a generar un empleo precario y de temporada. Pero para eso, hace falta invertir y tener una visión a largo plazo. Por eso, vamos a poner en marcha búsquedas de yacimientos de empleo: economía azul, medio ambiental, logístico y tecnológico.

Un ejemplo es el Parque Tecnológico de Andalucía, PTA, donde se encuentra la sede mundial y europea de los Parques Tecnológicos. No podemos tratarlo como si fuera un polígono industrial. Y el Ayuntamiento del Partido Popular lo ha tratado como si así lo fuera. Pero eso debe cambiar. Vamos a apostar por su ampliación y lo vamos a convertir en la CITY TECNÓLOGICA, la Cupertino de Europa, haciendo una polis de verdad: Parque – City – Tecnópolis. Apostando por la diversificación, donde tengamos a las empresas instaladas, así como viviendas, hoteles y servicios complementarios.

El futuro de esta ciudad dependerá del crecimiento y la creación de empleo, estable y de calidad. Para eso necesitamos invertir. Invertir para crecer, para ser una ciudad ambiciosa, que quiere ganarse por derecho propio ser la capital del sur de Europa. Esto será posible con el proyecto que vamos a desarrollar para Málaga.

En primer lugar, trayendo las inversiones que son necesarias para desarrollar el tejido turístico, industrial y logístico de la ciudad. Me refiero a inversiones muy concretas. Una de ellas y muy importante es relativa al Puerto de Málaga, una parte esencial en nuestro crecimiento como ciudad. Por eso, pediremos el soterramiento de las vías del tren del puerto. Se trata de soterrar para cambiar la actual locomotora por trenes de carga que puedan transitar con asiduidad a la zona logística y de carga del puerto. Esto facilitaría la integración de nuestra ciudad en el Corredor Central, así como en el futuro Corredor del Mediterráneo, colocándonos estratégicamente en un punto logístico único: puerta del Mediterráneo y de Europa.

2. Derecho a una vivienda digna.

Uno de los mayores problemas que tienen los malagueños y malagueñas a día de hoy es el acceso a una vivienda. Afecta tanto a jóvenes como a familias. Los sueldos y trabajos se han precarizado, mientras que el alquiler ha experimentado una subida desorbitada, merced a plataformas de alquileres turísticos. Esto debe cambiar.

Mi propuesta, en primer lugar, será poner coto al negocio ilegal de las viviendas vacacionales; en segundo lugar, vamos a crear un ‘Parque Público de Vivienda en Alquiler’, como hacen ciudades como Nueva York, Paris, Viena o Bilbao, donde se garanticen viviendas para poder emanciparse. Viviendas dedicadas a jóvenes, o familiares, donde se pague un alquiler en función de la renta, es decir, variable, y siempre gestionado por el Ayuntamiento.

Y para aquellos que quieran tener una casa en propiedad, pondremos en marcha un nuevo ‘Plan de Vivienda Málaga 20/30’ que se llevará a cabo en diez años, construyendo nuevas VPO’s ante el parón que